4 oct 2013

Otra ley para los libros

Tramitan por el Congreso de Colombia en estos días un proyecto de ley que aumentaría las penas para las personas que sean sorprendidas manejando en estado de embriaguez.  No solo eso, también pretenden aumentar el castigo a personas que violen las normas de tránsito, tales como: pasarse un semáforo en rojo, manejar en contra vía, y otras.  Proponen entre otras cosas castigos como desmovilizar el vehículo, suspender la licencia de conducción por cierto tiempo, entre otros.

Re-direccionamiento de Clientes en Colombia 334-2633 / 3003460520

Esto impulsado obviamente por el clamor de los medios de comunicación, quienes se han autodenominado la voz del pueblo.  ¿Cuándo será que los políticos de este país y los periodistas en su afán de protagonismo, van a caer en cuenta de que lo que se necesita aquí, no es más leyes o sanciones más altas?  Lo que aquí necesitamos es que se hagan cumplir las leyes existentes.

Sin temor a generalizar, puedo decir que la excepción en Colombia es que se respete la ley.

prohibido parquear motosLo más grave del caso, es que aquellos que devengan un salario para hacer cumplir la ley, no lo hacen y aún más triste es que no tienen ningún castigo por esta omisión de su labor.  El Art. 6 de la Constitución de Colombia establece que “Los particulares sólo son responsables ante las autoridades por infringir la Constitución y las leyes.  Los servidores públicos lo son por la misma causa y por omisión o extralimitación en el ejercicio de sus funciones.”  ¿Será que el no hacer cumplir las leyes bajo su responsabilidad, no viola este artículo?

Este proyecto de ley que se tramita en el Congreso, lo que si va a lograr es que haya más corrupción a nivel de calle.  Porque si las sanciones son más altas, las personas probablemente estarán más dispuestos a “arreglar” en el sitio donde se comete la infracción, como es el caso hoy en día donde con 20 o 50 mil pesos, se resuelven muchas infracciones.

Las leyes ya existen y son suficientes, con una que otra excepción.  Realmente lo que necesitamos es hacer cumplir las leyes existentes, que con su violación impune, generan malas costumbres en la sociedad y esto afecta la calidad de vida de todos.  Se dice que el ordenamiento jurídico de un país, está en pie para asegurar la vida en sociedad.  Lo que se evidencia en Colombia es un rompimiento total de la efectividad de sus leyes para lograr este orden, por lo cual día a día se ve más deteriorada la vida en sociedad y por ende una falta de legitimidad de sus organismos gubernamentales.  Esto es evidente en la manera de actuar de los ciudadanos en común, lo cual podemos ver reflejado en el egoísmo que se maneja en todo el territorio colombiano, independientemente de nivel socio-económico.

Este egoísmo se evidencia en casi todo, pero lo más preocupante es que se transmite de generación en generación, afectando el futuro del país.  El producto final de este comportamiento transmitido, es una cultural egoísta que no tiene futuro.  Hoy en día, se evidencia en las personas que tienen a su cargo el hacer cumplir las normas, ya que ni siquiera estos tienen conocimiento de las normas que deben hacer respetar.

Podemos ver en los medios de comunicación que ya no hay respeto por la autoridad.  ¿Pero como va a ver respeto? Si estos no respetan sus obligaciones.  No cumplen la labor para la cual han sido contratados y aun así devengan un salario.  Es hora de que empecemos a exigir que las autoridades hagan su trabajo, si lo hacen, no necesitaremos más leyes ni sanciones más altas.  Con las que tenemos es suficiente, si se hacen cumplir.

Ejemplos hay muchos;

  • el perifoneo está prohibido en la mayoría de ciudades de Colombia, pero diariamente vemos como esta norma parece que no existiera, incluso empresas grandes como Dunkin Donuts, al ver que esta norma no se aplica, pues realizan actividades de venta en todo los barrios utilizando esta modalidad, al igual que el que vende mazamorra, arregla la licuadora, brilla los zapatos, vende fresas, etc…

Pero es aún más evidente en las normas de tránsito.

no-parking-el-portalno-parking-el-portal1

El artículo 69 del Código Nacional de Tránsito y la Movilidad establece que “El conductor no debe detener o estacionar su vehículo, por ningún motivo, dentro de la zona destinada al tránsito de peatones.”  En otras palabras, la acera no puede ser obstruida por automotores.  Las siguientes imágenes hablan por si solas.

sidewalk-parkingsidewalk-parking1

Señores es hora de que comencemos no solo a cambiar nuestro comportamiento hacia el prójimo, si no también a exigir respeto por parte de las autoridades, que tienen a su cargo un mandato constitucional, para hacer cumplir las normas.  El que no quiera hacer su trabajo que lo deje, personas necesitando empleo es lo que hay en este país y estoy seguro de que dándoles la oportunidad a otros que si valoren su trabajo, mejoraremos la calidad de vida de todos.

No necesitamos que nuestros impuestos se utilicen para escribir más leyes, lo que necesitamos es que este dinero se utilice de manera más eficiente.  Cada servidor público que no hace cumplir las leyes bajo su responsabilidad es dinero mal gastado.  En vez de crear más leyes que no se cumplirán y sanciones más altas para estas, mejor hagamos cumplir las que existen y sancionemos a los que tienen la responsabilidad de hacerlas cumplir y no hacen su trabajo.

Por. Anthony Rivera







2 Responses to Otra ley para los libros

  1. Hola, es excelente este artículo!!! es la total realidad y todo depende de que se haga cumplir la ley, PERO si la autoridad es la que falla; quién o que entidad hará cumplir la ley?
    Quién obligará a nuestras autoridades a que hagan bien su trabajo y a que hagan cumplir a los ciudadanos las leyes del estado? sin son ellos y sus jefes (gobierno) los que incumplen, son corruptos, etc? será que necesitamos una autoridad externa que obligue a que la nuestra hagan bien su trabajo?

    la verdad es una cadena de nunca acabar, pues desde los altos mandos estamos mal y en manos del ciudadano ejemplar no es fácil cambiar toda esta cadena.

    quién podrá ayudarnos?

    Camila Betancur J.

    • Gracias por su muy apropiado comentario. Así mismo es y en general eso es lo que pasa. Las autoridades no hacen su trabajo y por eso surge el desorden y los grupos al margen de la ley que bajo el discurso de protección y/o amenazas someten a la gente a un régimen de vacunas y extorsiones, producto de la ausencia del estado.